viernes, 28 de diciembre de 2012

Bizcocho rústico con dulce de leche

Odio la gravedad! Sí, lo que digo, que odio la gravedad. Por qué? Porque cuando quiero hacer una tarta con lacasitos obviamente, se me caen. Jo, es que yo ya sabía que la gravedad existía, que ya se había descubierto, pero la masa de mi bizcocho era más líquida de lo que yo pensaba! Pero bueno, no es problema grave! Es rico de todas formas.




A mi hermano menor le encantan los lacasitos (bueno, soy yo la amante de los lacasitos, en realidad) y tenía ganas de hacer algún bizcocho con esto. Y sí, sabía que se caerían si la masa era líquida! Pero , yo qué sé, yo la hice, para probar, a ver que salía... Y, a ver, mal, lo que se dice mal, no salió. Sólo que se quedó too abajo. Pero como la hice de dos capas puse mirando hacia el centro la parte con lacasitos. Sabían a brownie!


Para juntar las dos capas usé dulce de leche, pero como es muy espeso calenté un poquito de agua y lo mezclé. Para que se den una idea, son unas dos cucharaditas de leche por dos cucharadas colmadas de dulce de leche. También lo recubrí con esa mezcla y acabé poniéndole encima unas decoraciones.

Hay gente a la que no le gusta recubrirlo de dulce de leche porque pringa un poco, pero con la mezcla que acabo de explicar, al extenderlo, la capa es muy fina y tampoco ensucia mucho. Pero es cuestión de gustos! 


Espero que se animen a hacer algo así!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar, cada comentario lo leo con mucha ilusión y me hace seguir adelante. Un beso, Gala.