domingo, 21 de julio de 2013

Galletas de frambuesa y glaseado de limón.

Buenas. Hoy traigo unas galletas de frambuesa. Vi la idea hace tiempo en La receta de la felicidad, pero la receta no es la misma. Esta receta me la inventé yo :-))) Es que me encaaaaaanta inventarme recetas. No hay que limitarse a tomar las recetas de otros blogs, ponerla en tu blog contando una anécdota como introducción, que también lo podemos hacer. Pero es muy satisfactorio ver cómo vamos mezclando ingredientes, lo metemos al horno con la intriga de si quedará bien, probarlo y ver que salió deliciosa. Para mí eso es lo que nos hace aprender. Lo peor es cuando hacemos una prueba y sale mal. No sé si lo saben, pero aborrezco tener que tirar comida, es que me pone muy mal. Pero cada vez me lo tomo ''mejor''. Pienso que es una manera de aprender. Las mejores recetas no salen así por así. Hay muchos, pero muchos errores detrás. Y después de todo eso hay un momento de ''Dios, qué rico está estoooo''























Y esta es una de esas recetas prueba que salen bien, yupiiiiii. A mí me gustan mucho, están crujientes y
tienen el sabor justo de frambuesa. Ni mucho ni poco.

Ingredientes (60 galletas de 5 cm aprox)
  • 60 gr de mantequilla en pomada (algo reblandecida, para eso lo sacamos un rato antes de la nevera).
  • 1/4 + 1/3 cup de azúcar glass = 85 gr de azúcar glass
  • 1 huevo mediano
  • 1 + 1/2 cup de harina = 200 gr harina
  • 1/4 tsp (cucharadita) de bicarbonato sódico
  • 1/2 tsp (cucharadita) de frambuesa en pasta o frambuesa liofilizada o unas dos cucharadas de frambuesa. 
Para esto no hace falta robot ni varillas ni nada, yo lo hice con una espátula de silicona o lengua, pero también se puede hacer con una cuchara o un tenedor. ¡Me encanta no tener que fregar varillas o robots!

Pasos
  1. Precalentamos el horno a 180º.
  2. Con la cuchara, el tenedor, o la espátula batimos la mantequilla, hasta que se aclare un poquito, pero no la sobrebatimos. 
  3. Agregamos el azúcar y lo mezclamos.
  4. Echamos el huevo y mezclamos con cuidado de no salpicar.
  5. De golpe, añadimos la harina, sin tamizar, junto con el bicarbonato y mezclamos hasta tener una masa de galletas no muy seca.
  6. Por último, incorporamos la pasta de frambuesa. ¡Qué rico!
  7. Partimos la masa en cuatro pedazos iguales.
  8. Enharinamos una superficie lisa y limpia. 
  9. ''Bañamos'' un pedazo de masa en harina y amasamos.
  10. Estiramos la masa de unos dos milímetros de grosor y recortamos círculos (puede ser otro cortador, pero que no sea muy complejo, ya que al pasarlo a la bandeja pierde un poquito la forma).
  11. Lo ponemos sobre una bandeja de horno con papel vegetal.
  12. Repetimos los pasos 8, 9, 10, y 11 hasta usar todos los pedazos de masa y los recortes.
  13. Horneamos 7 minutos. Cuando lo saquemos estarán algo blanditas, pero se endurecen cuando enfrían. Tenemos que intentar que no se tuesten, porque queda un color feo.
El glaseado es extremadamente fácil. Lo vi en Donna Hay. A mí no me suele gustar el limón para los postres, pero acá, las galletas ganan mucho.

Tenemos que exprimir medio limón y añadir tres o cuatro cucharadas de azúcar. Lo dejamos secar y disfrutamos. Delicioso.



 Besos,

Gala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar, cada comentario lo leo con mucha ilusión y me hace seguir adelante. Un beso, Gala.